domingo, 17 de mayo de 2015

brevet 400 km. LINARES- PALMA DEL RIO- LINARES

Prueba superada se podría decir, como tambien se le podría llamar el INFIERNO DEL SUR a cada una de las pruebas que se realizan en Andalucía a partir del 1 de mayo, incluso antes.
Veniamos de unas temperaturas elevadísimas y se suponía que iban a bajar a partir del jueves-viernes con lo que el sábado estariamos en la gloria, pues no, hemos seguido estando en el INFIERNO.
Eran las 5 de la madrugada del día 16 de mayo cuando se tenía previsto realizar esta prueba y así se ha realizado, pocos eramos los participantes habida cuenta que este tipo de pruebas en Andalucía y sus alrededores no es muy popular en su participación. En esta ocasión Edu de Castillo de Locubín, Gerardo de Gelves (Sevilla), Fco. Javier Martín de Pizarra (Málaga) y el que suscribe de Linares (Jaén).
Fresquito al principio lo que hacía suponer que ibamos a tener un dia estupendo, el viento enseguido hizo aparición y menos mal que en la primera mitad era a favor, con una velocidad en algunos momentos superior a los 25 km. hora.
Sin prisa pero sin pausa llegamos sin inconveniente hacia las 08:00 a Torredonjimeno, intentamos desayunar en varios bares, pero el que no estaba cerrado no tenía pan para la tostada de rigor, con lo que algunos a base de bollería y otros con barritas solventamos la papeleta, comer había que comer, esa es una obligación primordial en este tipo de pruebas.
Nada mas salir de Torredonjimeno irrumpieron como locos algunos, creo que participantes o acompañantes de la marcha Jaen- Sevilla que había organizado Juan Quesada en memoria de su amigo atropellado a final del año pasado. Excelente idea y ha sido una lástima no poder participar por coincidencia con la prueba que relato la vivencia.
Unos ratos si y otros no ibamos con el grupillo trasero de ellos hassta el Carpio donde hicimos una paradiña para recoger agua y estirar la patillas un poco, estabamos a 30 km. de Córdoba e ibamos estupendamente bien de tiempo.
Pronto llegamos a Córdoba que atravesamos con menos problemas de los que en principio temiamos y pronto llegamos a Posadas, buscamos un lugar donde a la vuelta de Palma del Rio ibamos a comer, la temperatura ya había subido a mas de 40 grados, concretamente mi termómetro marcaba 42,8º, el aire seguía soplando a rachas fuerte y temíamos que a la vuelta no iba a cambiar cocmo nosotros, justo en contra y teniendo que soportar tanto las altas temperaturas como la velocidad del viento.
Un pequeño calvario o mejor dicho un gran infierno, por mas que aprovechabamos los relevos que continuamente y como buenos randonneures hacíamos las fuerzas se iban mermando vertiginosamente. Por fin llegamos a Posadas y en el restaurante La Peña nos machacamos un buen bocata de lomo empujado con un par de cervecitas fresquitas (lo mejor).
Como de costumbre, la gente no da crédito a ver lo que ve, que a las 15:30 con 43º y con el viento que hacia y además recién comidos nos pusieramos a dar pedales, pero era lo que tocaba, los 180 km. que nos quedaban de vuelta iban a ser penosos, las fuerzas se iban agotando, lo mismo que el líquido que en 5 minutos se ponía como la sopa y teniamos que ir parando continuamente para refrescarnos y rellenar agúita añadiéndole los polvitos de la hermana celestina que ayudan considerablemente.
Al tran tran llegamos a Córdoba primero y luego al Carpio, aquí el amigo Fco. Javier, menos rodado que el resto decide separarse del grupo y afrontar los 120 km. que quedan en solitario, por mas que insistimos en que era una locura y que nos quedabamos con él no hubo manera de tal manera que lo engañamos mas o menos, no yendo con el pero si unos ratos delante y otros detrás para no perderlo de vista y sin embargo se liberó de la presión, importantísimo en este tipo de pruebas, No es nuevo en este tipo de pruebas aunque no esté lo suficientemente rodado.
Enseguida empezamos a subir primero la cuesta de Bujalance, arriba del todo parecía que el viento ya no soplaba con tanta fuerza, después la cuestecita de Porcuna que a 4 km. de la cima hay una abravadero donde nos refrescamos por dentro y por fuera y poco a poco con mucho esfuerzo conseguimos llegar de de noche a Torredonjimeno donde sin prisa nos machacamos una cena de escándalo.
El tiempo lo llevabamos controlado, nos quedaban 60 km. casi todos favorables, el viento no soplaba ya, la temperatura habia bajado considerablemente, aunque teniamos un handikad que era la noche, pero solventariamos como mejor pudieramos, aquí si le solicité a Fco. Javier que fueramos juntos por seguridad, aunque a su paso, como así fue.
Bajando por la autovía a Jaen cogí una piedra y tuve que parar porque la yantase había abollado y evidentemente la rueda estaba picada; cambié la cámara y sin poder tocar el freno delantero conseguimos llegar hasta Jaen y posteriormente muy, muy cansados a Linares.
La hora que mas o menos tenía prevista de llegar era alrededor de las 00:00 horas o quizás antes, pero los imprevistos, el sol, el viento y el ritmo hizo que nos fueramos a las 03:00 horas.
Quiero poner aquí, muy a mi pesar, ya que me da vergüenza ajena, que por donde hemos pasado o nos han animado o en el peor de los casos han pasado de nosotros, menos, como no en mi pueblo, en Linares, que huboq ue aguantar a mas de un GILIPOLLAS, alguna displicencia, me imagino que por hacerse el gracioso, teniendo esta gracia donde pican las avspas
Resumiendo, reto conseguido en cuanto a lo deportivo, tambié en cuanto a la colaboración con la asociación ALBA PEREZ (ONG para la inventigación del cancer de niños) que hemos empezado a colaborar a fin de que sea menos costoso conseguir el reto: 100.000 km. y 100.000€, difícil al menos lo de los €, pero fáctible con una pequeñísima participación de todos.